Archivo

Posts Tagged ‘Alberto de Lera’

66. «En justa respuesta», por Regina de Lamo

Con emoción hondísima he leído la bella y fiel descripción que el Sr. De la Viña ha hecho, en dos artículos publicados en LA LIBERTAD, bajo el título «La fosa de Rosario de Acuña», de la casita solitaria del Cervigón, en que mi ilustre tía vivió y murió, y de la fosa en que sepultada yace desde el año 1923.

No son tan fieles como las descripciones panorámicas del distinguido escritor, las que dedica a recordar circunstancias tristísimas de la muerta.

Aunque ausente yo de Gijón, adonde no fui hasta transcurridos dos años y cinco meses del tránsito de mi tía, sé positivamente, por saberlo de labios de D. Alberto de Lera, que si bien fue trasladada al cementerio de Ceares a las diecisiete horas de la muerte, movido quien así lo dispuso por el único propósito de que los mineros y trabajadores de varias industrias que por ser domingo el 6 de mayo de 1923 habían podido acudir con el deseo de llevar en sus brazos el ataúd hasta depositarlo en la fosa, no regresasen a Oviedo, Turón, Mieres, Avilés, etc., etc., sin haber realizado aquel postrer homenaje a la que tanto habían amado, se la condujo al depósito del cementerio, en donde «quedó» veinticuatro horas más, que con las diecisiete apuntadas, suman «cuarenta y una», al fin de las cuales el Sr. Lera, una vez comprobados los síntomas de descomposición, tan evidentes que ya habían producido la ruptura de vasos sanguíneos del rostro, más la eclosión de un ojo, se procedió a sepultarla, en ese preciso lugar que se menciona en el artículo del Sr. De la Viña, aunque sin colocar encima ladrillo alguno ni cosa parecida, respetando su heredero universal, mi hermano D. Carlos Lamo, la voluntad de la ilustre yacente allí.

Después, manos guiadas por mejor deseo que acierto, se han permitido subrayar, sin conocimiento nuestro, el sitio, testificando el nombre innecesario allí, como lo será cualquier cosa que, muy agradecida por nosotros, declinamos, por ser contraria a la voluntad expresa y terminante de la que había de ser usufructuaria de tales honores pétreos y marmóreos.

Ni ella quería mausoleos ni nosotros podemos consentirlos. Hay demasiados pobres, hay demasiada miseria en España para pensar en honras fúnebres, buenas para los que carecieron de ellas en vida. Lo único que aceptaremos es la institución escolar de colonia veraniega instalada en aquella casita roja de Somió.

Desde el año 1928 vengo laborando por conseguirlo. Recabe el auxilio pecuniario de Horacio Echevarrieta. En la colección «Reflejos de El Motín» pueden leerse mis artículos relatando la entrevista que celebre con dicho financiero republicano. Hasta las gracias hube de darle en uno de ellos; tales fueron las seguridades verbales de que levantaría la hipoteca  —1000 pesetas— que pesaba sobre la modesta finca, con que mi tía hubo de gravarla a raíz de su regreso del destierro ocasionado por el proceso incoado a requerimiento de Acción Católica, de Barcelona.

Horacio Echevarrieta no cumplió nada de cuanto me ofreció.

Javier Bueno, requerido por mí, escribió un bello artículo en La Voz, en el cual, a más de mencionar mi nombre y mi postulado, se hacía solidario de éste, pidiendo ayuda para salvar de la usura aquella casita, en que debía esculpirse el nombre egregio de Rosario de Acuña, para recibir a los niños de los librepensadores pobres de España. No halló eco aquel hermoso trabajo de Bueno.

No me desalenté aún. Llamé a las puertas de la masonería. Invoqué mi derecho para hacerlo. Pedí ayuda económica y moral para la colonia escolar en el Cervigón. La pedía en nombre de Rosario de Acuña gra :. 32, Hipatia, y en mi propio nombre, hija de masón, caballero Rosa Cruz. Al mismo Sr. Lera, Venerable de una de las más importantes logias de Asturias, referí cuanto venía haciendo en este sentido.

Nada se logró, y eso que de todos era conocida la manifiesta parcialidad con que en tiempo de la monarquía se designaban los niños que habían de disfrutar puestos en las colonias veraniegas.

A Marcelino Domingo, en su época de revolucionario, al parecer auténtico, pedí campaña en LA LIBERTAD. Colaboraba semanalmente en ella. Año 1928. Me prometió hacerla. «Rosario de Acuña lo merece todo. Su postulado de usted me parece admirable y digno de las dos. Cuente usted conmigo.» Hasta hoy. Varias veces he intentado verle para recordarle su ofrecimiento, incumplido totalmente antes del cambio de régimen y después. Ha pasado al ministerio de Instrucción pública sin llevar su admiración a Rosario de Acuña a la Gaceta.

¿Qué más? Dolor. Asco. Cansancio.

Entre tanta decepción y amargura, la Sección de Pedagogía del Ateneo abre sus oídos y su corazón a mi solicitud de un homenaje a Rosario, como corolario a la inauguración del grupo escolar que lleva su nombre.

Se celebra el acto con toda la efusividad brillantísima que yo soñaba, consignándose en el programa que cuanto se recaudase con la reprise de «Rienzi» sería destinado por mí a la cantina escolar del grupo Rosario de Acuña.

Ahora me place hacer público que cuanto produzca el libro Rosario de Acuña en la escuela, ya en prensa, se dedicará a la readquisición de la casita roja en que pervivía siempre la magna figura de Rosario de Acuña, propósito el mío ya formulado por mí hace meses a los maestros con quienes he compartido mis actividades en la organización de los homenajes verificados.

Ahora bien, aceptando la buena voluntad del Sr. De la Viña en su llamamiento, que agradezco en su aspecto espiritual, debo rechazarlo en su aspecto económico.

Nada de suscripciones. Nada de óbolos. Nada de cantidades para honrar a Rosario de Acuña. Ella, por sí ante sí, dejó labor sobrada para mantener su nombre señero en la más alta albarrana del castillo interior que fue su gesta.

De ella sobrará para que se cumpla el postulado que me impuse.

Tendrá su colonia escolar en el Cervigón. Su alma gigante ganará la batalla después de muerta sin otra ayuda que la de la justicia de mi causa.

Regina Lamo de O´Neill

La Libertad, Madrid, 6 de mayo de 1933

60. «Recordando a Rosario de Acuña», por Víctor Guerra

Leyendo estos días los pizarrones y la propia prensa asturiana  sobre homenajes varios, entre ellos los que hablan de la Hermana masona Rosario de Acuña, (iniciada en tierras alicantinas en la logia de Adopción Constante Alona el 15 de febrero de 1886,)  observo  por algunos comentarios que existe como cierto alzheimer, pues en algunos de ellos se habla de la gran presencia que ha habido este último homenaje que tuvo lugar el 8 de Mayo del  2010 ante lo que fue la casa de la escritora y librepensadora  en Gijón y ubicada en el  lugar conocido como  el Cervigón.

DSCN0351

Entiendo que para cada uno  por distintas razones cada año y cada homenaje le parezca  que sea el de más grato, por el ambiente, por los recuerdos, etc. Pero hay que ser justos con la propia memoria de los Homenajes a Rosario de Acuña, para que al menos quede una cierta constancia de ese quehacer y de esa labor.

Desde el 2004 de la mano del Ateneo Obrero de Gijón y de la Logia Rosario de Acuña. Se recogieron los viejos testigos de antaño, que hoy no dejan de ser para nuestra desgracia un remedo de aquellos grandes homenajes que se le brindaban a la escritora Rosario de Acuña por parte de los obreros gijoneses, que cada 1º de Mayo acudían en tropel hasta la sencilla tumba de Rosario de Acuña, en el Cementerio Civil del Sucu donde las masas obreras, plagadas de socialistas, anarquistas y republicanos, le tributaban a la irascible y gruñona Rosario de Acuña su particular Homenaje.

Nada sabemos de sí las logias acudían en pleno a estos actos proletarios, o le brindaban otro tipo de Homenaje público o privado, nada nos dice al respecto la prensa gijonesa o librepensadora, los diversos estudiosos sobre el tema tampoco nos aportan datos sobre ello.

image

Es un tema curioso y hasta interesante, las relaciones de Rosario de Acuña tarjeton_2mayo1con la masonería astur, más allá de que tuviera amistad con los jóvenes cachorros del melquiadismo como Merediz Diaz Parreño,también masón, o con Loredo Aparicio (comunista y masón) o con Cinfuentes (reformista) o con Lamo Jiménez  (masón y compañero de Rosario de Acuña) Sin olvidar al propio Melquíades Álvarez o Eleuterio Alonso.

En las pocas actas que tenemos de dicha época tampoco se habla de Rosario de Acuña. Es todo un misterio esas posibles relaciones, aunque cabe imaginar que en ese naciente siglo XX, la figura y presencia de la masona Rosario Acuña, no debía sentar muy bien a la alambicada masonería asturiana muy caracterizada por la masculinidad, que no era específica de la masonería astur, sino de todo el Grande Oriente Español, y que rompía de algún modo con la tradición del siglo XIX.

Pero volviendo a los Homenajes a Rosario de Acuña, sería bueno abordarlos como materia de estudio, para ver sus evoluciones, sus declives, y para observa como quien fue todo un referente en la ciudad y entre las clases más populares, se vino abajo pasando los años, quedando ante su casa o su tumba un leve rescoldo de aquellos otras peregrinaciones.

Es evidente que con el franquismo estos homenajes eran casi imposibles, y se hacían en pequeños grupúsculos; por otra parte en la naciente democracia había como otros intereses más perentorios, aunque la llama estaba prendida en gentes como Daniel Palacio o los amigos del Ateneo Obrero, o la Asociación de Viudas de la Republica, con las cuales en los años 70 y 80 me acerqué por primera vez al cementerio del Sucu de la mano de Maria de las Alas Pumariño, Presidenta de la Asociación de Viudas … y también recuerdo el entusiasmo de una persona que fue quien primero me habló de Rosario de Acuña, un hombre de pequeña estatura, rechoncho de espesa barba, y siempre calaba boina, era cojo de una pierna que tenía más corta que otra, habitaba en la calle Asturias… Luego ya esas visitas fueron algo más intermitentes hasta desaparecer de mi vida… finalmente se retomé la cuestión del homenaje a través de la Logia Rosario de Acuña en el primer encuentro del 2004.

IMG_0159IMG_0161

Homenaje a Rosario de Acuña en el año 2006

Se dice y escribe que este año 2010 fue el mejor en lo que se refiere al homenaje, podemos decir que cada uno cuenta la feria como le va, o como se la han vendido, pero creo que hay que ser justos con la evolución de estos Homenajes, que arrancan en el año 2004, con una discreta convocatoria, pero de la cual no tengo fotos digitales, pero éramos pocos. Luego en el 2005 ya se hizo toda una campaña de invitaciones y motivaciones para acudir a ese Homenaje, allí estaban gentes de la cultura gijonesa, Sociedad Cultural Gesto, Sociedad Cultural Gijonesa, y otros asistentes entre público y masones de diversas Obediencias. GODF, DH.

Actos Rosario de Acuña 003

Acto de Homenaje  a Rosario de Acuña en el 2007 con la Alcaldesa  de Gijón Paz Fernández Felgueroso

Aún tengo en la retina  el Homenaje a Rosario de Acuña (2007) por parte del Gran Maestre del GODF, que además de descubrir una placa en el Paredón del Sucu, y el Homenaje a la Fosa Común y al que asistieron cientos de personas, entre ellos muchos masones españoles y franceses, también se visitó la tumba de Rosario de Acuña los cual marcó todo un hito, en tanto que nunca en España se había visto banda masónica.

IMG_3281pIMG_3282

Luego se dejó el Cementerio, porque hubo quien creyó que con cambiar de ubicación, peregrinado a la Casa del Cervigón , era todo un signo de modernidad, alterando de esta forma el sentido de Homenaje, que siempre había tenido como marco el Cementerio Civil del Sucu, además tal presencia en el recinto funerario conllevaba a su vez otras reivindicaciones y Homenajes, como era visitar las tumbas de otros Hermanos, que no parecen que se sientan tan cerca de sus actuales homólogos, como es el caso del Gran Maestro de la Gran Logia Regional del Noroeste, Alberto de Lera, nuestra más alta jerarquía que estuvo al frente de masonería astur-galaica y leonesa durante más de 14 años (1922-1934) y al que nunca se la han brindado un solo homenaje; era a su vez una forma de reivindicar la lucha de masones, republicanos, socialistas y anarquistas, y evangélicos en sus luchas por la dignificación de los cementerios, era un homenaje integral e integrador.

image

Homenaje a Rosario de Acuña   en el año 2008

Tal vez el homenaje del Cervigón se mueva más en otras bambalinas  más políticas y para titulares de prensa ajenos al Homenaje a Rosario de Acuña, como ha sucedido en este año,  digamos que se va perdiendo el referente y el sentido, y hasta  el norte del acto, no es culpa directa de los convocantes  ni del Ateneo ni de la Logia;  pero hay que empeñarse en que el acto tenga esa esencialidad que no debe ser “molestada” por otras cuestiones ajenas al tributo a Rosario de Acuña.

DSCN0325

DSCN0343

DSCN0340

Otro año importante para el recuerdo de Rosario de Acuña fue el  2009 donde un Hermano se calaba sin respingos el collar de Venerable y se dirigía a los abundantes, congregados entre los cuales se puede apreciar que abundaban los masones, eso si venidos del otro lado de los Pirineos. De nuevo ondearon las bandas masónicas, y con independencia de la aptitud y receptibilidad de cada uno, el sentido es que como ciudadanos, como masones , podamos tributarle en esas claves un Homenaje a la fiel librepensadora que fue Rosario de Acuña.

IMG_3233 3690835

Y así podemos ir repasando año tras año, hasta este 2010, al que no pude asistir y bien lo siento, estaba en Madrid en otro acto ecuménico con Hermanos que ponían en pie un Capítulo  de Rito Francés con el Oriente en Europa, y en el que nos encontramos españoles, franceses y portugueses , pero he he decir  que este año  2010 veo poca gente, o los mismos números de cuando comenzamos  y ello pese a que se dice que hubo una gran asistencia;  no se trata de contar indios, o si un año hubo más o menos, o que felices hemos sido cada año,   sino que debemos hablar de  significados, y tal vez pudiéramos jugar al juego de la “diferencias entre las fotos”, pero este año pese a la digna e importante representación logial, por ejemplo no se aprecian los signos masónicos que presidian en mayor o en menor medida  otros actos del GODF en España y en Francia, o los propios que ha desarrollado la Logia Rosario Acuña… tal vez ser tan reglamentarista, tan discretos nos llevan a estas cosas…

De todas formas habrá que reflexionar , todos, sobre qué debemos hacer para que el Homenaje a Rosario de Acuña  realmente se convierta en un tributo cultural, logial y de la ciudadanía en general, con alguien que durante años fue todo un referente… Si se hace con Jovellanos, porque no hacerlo con Rosario de Acuña

Víctor Guerra . MM.:. del RF del GODF