Inicio > Tras su rastro > 14. Tras la pista inglesa

14. Tras la pista inglesa

Quienes como yo decidimos hace ya unos cuantos años indagar acerca de la vida y obra de esta mujer, no podemos menos que agradecer a cuantos nos han precedido en la labor, de manera especial a María del Carmen Simón Palmer (que puso a nuestra disposición las referencias bibliográficas de buena parte de su obra, en torno al 60-70% de lo que ahora conocemos), pero también a Regina de Lamo, Patricio Adúriz, Luciano Castañón o Elvira Pérez-Manso. La investigación es una tarea colectiva, una suma de sucesivas contribuciones individuales que mejoran y consolidan lo que otros nos han legado.

Cuando yo me puse a la labor busqué en cuantos catálogos de archivos y bibliotecas tuve a mi alcance las obras de las cuales tenía alguna referencia.

Había una que, buscara por donde buscara, no aparecía por sitio alguno: El crimen de la calle de Fuencarral. Odia el delito y compadece al delincuente. Un día surgió una esperanzadora pista: la obra figuraba en el catálogo de la British Library con la siguiente referencia:

Title: El Crimen de la Calle Fuencarral. Odia el delito y compadece al delincuente

Author/editor: Acuña, Rosario de

Place of publication: pp.48. Madrid, (1888) Holdings (BL) D-6006.a.38.(5.)

Shelfmark: D-6006.a.38.(5.)

¡Al fin! La tenía a mi alcance, solo había que hacerse con una copia, lo cual, dicho sea de paso, sabía que no iba a ser nada fácil, pues era conocedor de que según sus normas de funcionamiento solo facilitan una parte del total de la obra. Pero claro, una vez que la tenía a mi alcance no iba a desistir de buenas a primeras, así que me puse en contacto con la Consejería de Cultura de la Embajada de España en Londres, donde fui atendido con prontitud (aprovecho para agradecer a Isabel M. Mateos el empeño que puso en el asunto) y José Antonio del Tejo, Consejero de Cultura de la Embajada, se puso en contacto con el Director del Departamento Español de la British Library.

Todo parecía ir perfectamente encaminado (ya acariciaba las fotocopias de aquella obra esquiva), cuando recibo un inesperado correo que, poco más o menos, venía a decir que lamentablemente aquella obra había sido destruida durante los bombardeos alemanes que padeció Londres en la Segunda Guerra Mundial. Que así se indicaba ya en la signatura, pues, la “D” que allí figura no quiere indicar otra cosa que destroyed, y la llevan todos los fondos que fueron destruidos.

¡Qué se le va a hacer! Ni fue la primera, ni será la última. Lo bueno del asunto fue que aquel fracaso me obligó a replantearme toda la investigación que había llevado hasta entonces, gracias a lo cual alcancé a ver que la solución estaba más cerca de lo que pensaba: poco tiempo después la copia estaba en mis manos.

Anuncios
Categorías:Tras su rastro
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: